Día Mundial de la Infancia

Hoy quiero dedicar unas palabras a nuestros niños:

 
foto de London Scout
Uno de los retos más importantes como adultos es ayudarles a encontrar sentido en la vida, que puedan ir dando un significado a las cosas que les suceden y a los sentimientos que muchas veces les desconciertan.

A lo largo de su desarrollo es necesario que:

  • se sientan queridos
  • que se les contenga con límites
  • darles un lugar para expresarse
  • escucharles y
  • dedicarles tiempo de calidad.

 

Pero, ¿cómo podemos ayudarles a nivel psíquico?

Os puedo decir que dedicar un rato a la semana a contarles cuentos es una muy buena opción.

Los cuentos les ayudan a poner luz en su interior y a que puedan conocerse mejor.

Principalmente, los cuentos de hadas cumplen con esta función. Les permiten identificarse con un personaje y reconocer sus emociones, sentimientos, les llevan a situaciones problemáticas presentes en la vida real y de las que la mayor parte de las veces son apartados por la creencia adulta de que alejarlos de los problemas va a contribuir a su felicidad. Nada más lejos de la realidad.

Como bien sabemos, en la vida no todo es positivo, hay situaciones dolorosas y momentos difíciles. Los niños lo ven, lo saben y aunque se les intente ocultar perciben que algo sucede y les angustia no entender qué pasa.

Cuando les contamos un cuento:

  1. Se identifican con el personaje y se ponen en su lugar a la hora de tener que afrontar adversidades y situaciones complejas.
  2. Favorece que encuentren fuerzas en su interior y desarrollen su autoestima y seguridad personal, aspectos internos claves ante los vaivenes que presenta la vida y fundamentales para su desarrollo y capacidad de adaptación.
  3. A los niños les encanta que se les dedique tiempo de calidad donde el adulto esté al cien por cien atendiéndoles y contándoles cosas.

¿Qué mejor opción que coger un cuento para hacer volar juntos nuestra imaginación y fantasear?

Otro aspecto fundamental y muy positivo es que realizando esta práctica, favoreceremos el vínculo emocional con el infante y tanto él como nosotros nos sentiremos reconfortados.

¿Cuál vas a escoger para hoy?
 
Todos hemos sido niños.

¡Va por todos ellos!

Si te ha gustado el artículo, por favor ayúdame a difundirlo compartiéndolo en tus redes sociales.


Un fuerte abrazo.

firma_LAURA_reducida

Imagen de London Scout

Deja un comentario